LIDERAZGO POR COMPETENCIAS

LIDERAZGO POR COMPETENCIAS

 

El camino a la mediocridad limita el potencial humano. El camino a la grandeza libera y realiza este potencial. El camino a la mediocridad supone abordar la vida de una manera rápida, por un atajo. El camino a la grandeza es un proceso de crecimiento secuencial de dentro hacia fuera. Quienes viajan por el camino inferior de la mediocridad viven el «software» cultural del ego, la competición, la escasez, la comparación, la extravagancia y el victimismo. Quienes transitan el camino superior hacia la grandeza se elevan por encima de las influencias culturales negativas y eligen convertirse en la fuerza creativa de su vida. Hay una palabra que expresa el camino hacia la grandeza:” Voz”. Quienes siguen este camino hallan su voz e inspiran a los demás para que hallen la suya. Los otros nunca lo hacen. He aquí un concepto de liderazgo integral.

Saber y no hacer, en realidad es no saber. Aprender y no practicar no es aprender. En otras palabras, comprender algo pero no ponerlo en práctica, equivale a no comprenderlo. El conocimiento y la comprensión sólo se interiorizan haciendo, aplicando. Por ejemplo, podríamos estudiar el tenis como deporte leyendo libros y asistiendo a conferencias, pero no llegaremos a conocerlo de verdad si no lo practicamos. Saber y no hacer es no saber.

De este modo, el liderazgo, más allá de un concepto es un verbo que invita a la acción, tu eres el ejemplo de aquellos que ven en ti, el padre, el amigo, el orientador y sobre todo el ejemplo a seguir, si sales en busca de objetivos, como un imán atraerás la motivación necesaria de tus seguidores e implícitamente si haces lo contrario, y me refiero no acción, invitaras a lo mismo.

Sin embargo, desarrollar competencias de liderazgo, es entrar en ese mundo escondido del verdadero poder que hay justo donde no buscamos: “EN TI”; las competencias son un conjunto de características que todo ser humano posee, un paquete sistémico que integralmente funcionan dentro de cada uno, conocimientos, habilidades, aptitudes, actitudes y valores curiosamente observables en cada individuo, ya que son los frutos del árbol de los hábitos de excelencia y los principios.

Los principios son leyes naturales atemporales que gobiernan el desarrollo de la vida, la afectividad personal y las relaciones interpersonales. No representan simplemente los valores de una sociedad o persona. Los valores de una sociedad pueden desviarse en un momento determinados de los principios, pero los principios nunca dejan de ser ni pierden vigencia. No son una moda, pues se aplican en todo lugar y época. Los principios son guías fundamentales y universales. Hay una diferencia entre vivir por prácticas y vivir por principios. Las prácticas pueden tener validez en un momento determinado, pero pueden perder vigencia en tanto la sociedad avanza. Los principios no cambian; son parte de la condición humana y su mejor legado.

Aprender a vivir por principios implica un proceso de aprendizaje que dura toda la vida. Los principios no representan recetas rápidas y fáciles. No son soluciones instantáneas ni cosméticas a problemas fundamentales. Vivir por principios puede demandar un cambio de paradigma y vida importante, una forma de ver la vida y las relaciones muy diferentes a nuestra perspectiva y criterios actuales, pero a su vez son una fuente de crecimiento y éxito duradero y auténtico.

No voy abordar cada concepto sobre competencias lateralmente hablando una a una, aunque podría sugerirte que tuvieras en tu manual del líder de acción las siguientes como base para sostener un liderazgo integral. Motivación al logro, iniciativa y creatividad, compromiso organizacional, pensamiento analítico, pensamiento estratégico, trabajo en equipos de alto rendimiento, confianza en ti mismo; pero si te hablare de tres grandes competencias que quizás pueden reunir todas aquellas si le damos el significado ideal.

COMPETENCIAS ASOCIADAS CON LAS ACTITUDES

INICIATIVA Y ACCION

Hay personas que esperan que las cosas sucedan y hay personas que hacen que las cosas sucedan. Muchos asumen su papel en la vida como simples espectadores, o en el mejor de los casos como extras, pero otros deciden ser actores principales – protagonistas. Hay personas que dejan sus resultados al azar, al juego de las circunstancias, a la inercia de los acontecimientos o a las decisiones de otras personas, pero las personas que optimizan sus vidas asumen la responsabilidad de que las cosas sucedan. Estas personas se fabrican sus propias oportunidades y no desperdician las oportunidades que se les presentan, son más decididos en la búsqueda de las oportunidades. La acción es la mejor cura contra la indecisión. Gordon Graham dice: “La decisión es un cuchillo filoso que corta con suavidad y precisión; la indecisión es un cuchillo sin filo que corta y desgarra dejando los bordes irregulares”. Optimizar la vida exige acción, determinación e iniciativa. La acción es el mejor remedio contra las enfermedades de las personas pasivas: La indolencia, la excusitis, la incertidumbre y el temor. Es también un eficaz catalizador para el entusiasmo, la fe y la activación de los sueños.

“Las excusas son el medio de transporte de hombres y mujeres con mentes brillantes, que no llevan a la acción su maravillosa visión.” Jimmy Daza.

ELIMINANDO CADA DIA LO NEGATIVO DE NUESTRAS VIDAS

Tus creencias reflejan tus acciones. De alguna manera, las imágenes que nuestros ojos ven, las palabras que nuestros oídos escuchan, la manera como nuestra conciencia siente y opina acerca de hechos que marcaron nuestra forma de ser, o por el contrario fueron sucesos que registraron la historia, afectan el interior de cada una de las personas que asimilan este tipo de situaciones negativas como una forma de vivir. Al igual que un computador cuando le afectan los virus, el ser humano es inestablemente propenso a ser contaminado por pensamientos, lecturas, palabras, canciones, etc., un sin número de opciones negativamente malos para el buen funcionamiento del ser.

Las actitudes son más importantes que los hechos, decía el Dr. Karl Menniger. También, William James acota que, “El gran descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden alterar sus vidas al modificar las actitudes de su mente”. La actitud con que asume la vida cada día es la decisión más importante que puede tomar cada mañana al levantarse. Su actitud influencia sus acciones y éstas sus resultados. No son las circunstancias que atravesamos ni los acontecimientos que nos ocurren los que determinan los resultados, es la actitud con que reaccionamos lo que marca la diferencia.

La actitud es una elección mental, es una postura ante la vida. Una vez que elige una determinada postura, se crea en usted una disposición a ver la vida de acuerdo a esa postura. Y precisamente es esta postura ejemplar que ellos ven y tú no lo notas como líder integral.

COMPETENCIAS ASOCIADAS CON LAS CONVICCIONES.

Internalizaré los principios correctos.

¿Cómo hacer lo correcto? ¿Tiendo a centrar mi vida en principios sólidos?

“Uno nunca sabe que una línea está torcida, a menos que tenga una línea para compararle”. Sócrates

Los principios constituyen guías infalibles. Los principios son tan obvios que pensar vivir la vida sin ellos haría la vida absurda. Piense como sería la vida si no existiera la verdad, la justicia, el amor y la laboriosidad. La clave está en identificar y adoptar principios de efectividad en su vida y negocio. Esto garantiza estabilidad, significado y éxito duradero. Ahora para identificar y adoptar principios universales de efectividad, necesitamos cambiar muchos de nuestros mapas y paradigmas actuales. El doctor Ron Jenson propone el siguiente esquema para este propósito:

Verifique sus valores personales.

Articule su propia matriz ética y filosófica para la vida.

Logre aprender las perspectivas correctas de los asuntos.

Ordene sus valores con las acciones correctas.

Revise y evalúe su crecimiento.

Alcance a los demás con estas verdades (los principios).

Si tus valores, no tienen el orden correcto, al marchar a cumplir tu misión, estos tienden a agrietarse, a desmoronarse en el camino, implica volver empezar cada vez que notas que hay una falla en las bases de tu liderazgo integral.

COMPETENCIAS ASOCIADAS A LOS COMPROMISOS

ENERGIZARÉ MI VIDA INTERIOR

¿Cultivo mi carácter y espíritu?

El poder de la vida del hombre reside en su interior. Detrás de cada forma externa hay un poder interno. Las formas o estructuras externas siempre son generadas por un poder interior. El poder, que es interno, precede a la forma que es externa y no al revés. El hombre es reflejo de este principio.

El poder está referido al carácter y a la espiritualidad del ser humano. Su carácter es la raíz de su fortaleza y el núcleo espiritual que le da vida a la raíz. Al respecto comenta el Dr. Ron Jenson: “Nos urge efectuar un retorno a las raíces espirituales y a concentrarnos en el carácter. Estas son las verdaderas bases para el auténtico poder personal. Lo que cuenta es quién es usted en lo más intimo de su ser, en lo más profundo de su fe, en su fortaleza espiritual”.

Tu carácter determina quién eres. Lo que eres determina lo que ves. Y lo que ves determina lo que haces. Tu vida espiritual se expresa a través de tu carácter. Es por eso que el desarrollo del carácter es el centro del desarrollo de la vida hombre; y, en consecuencia, debe ser su prioridad.

El carácter es, según Stephen K. Mawell y otros autores, “una creencia convencional que resulta en una conducta consistente”. Podemos ver que el carácter empieza en el interior del hombre (una creencia convencional) y se expresa externamente (conducta consistente). Esa creencia o convicción interna define las orientaciones por las cuales el individuo se relaciona con el mundo y las personas. El carácter define todo nuestro estilo de vida externo: conductas y actitudes. Enfocarse sobre el carácter es desarrollar la esfera interna del hombre (pensamientos, capacidad de elección, formas de relacionarnos con otros, forma de sentir).

“Yo tuve un sueño en el que un día mis cuatro hijos vivirían en una nación donde no serían juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”.Cuando Martin Luther King Jr profirió estas palabras en su famoso discurso, evidentemente encontró gran resistencia en el seno de una sociedad conservadora y racista que todavía hoy es pre juiciosa. Su pensamiento “subversivo”, entretanto, encontró aliados. King no vivió para ver los efectos de sus actos. Pero el tiempo se encargó de concretar sus sueños. Si todavía no el de la igualdad al menos el de oportunidad.

Siempre que enseñe, enseñe también a dudar de lo que enseña No precisamos saber ni “cómo” ni “donde”, pero existe una pregunta que todos debemos hacernos cuando comenzamos una cosa: “Para qué tengo que hacer esto?” Volviendo al inicio de éste texto, Usted; ¿conduce o es conducida/o? ¿Escogió o le escogieron su profesión?

Entre acertar y errar siempre hay espacio para errores mayores. La vida no siempre se basa en las respuestas que recibimos, sino también en las preguntas que nos hacemos. Yo, personalmente, al repasar mi vida, siento que siempre he estado en una corrida de obstáculos, siendo yo el mayor de todos. La gran clave para la satisfacción es algo que casi siempre se nos escapa. No es conseguir lo que queremos, pero si querer aquello que conseguimos.

Toda gloria es fruto de la osadía. La osadía de intentar ser siempre mejor. No es una tarea fácil, pues siempre hay una cáscara de banana en el piso, a la espera de una tragedia. Y las sombras son siempre negras, aún la de un cisne. Pero espero que reflexione repetidamente sobre lo que conversamos aquí – sueños, futuro, objetivos – corrigiendo permanentemente la ruta y bañándose en las aguas permanentes del cambio

“Una visión sin acción no pasa de un sueño. Acción sin visión sólo es un pasatiempo. Pero una visión con acción puede cambiar el mundo”

Joel Barker

Jimmy Daza Jiménez

Conferencista internacional

Coach internacional

www.jimmydaza.com